Acerca de la verdad y la verosimilitud

La verdad no necesita ser verosímil. Es, simplemente, la verdad, aunque a veces parezca increíble. Todos ustedes, nosotros incluidos, hemos leído demasiadas cosas sobre aquel asesinato, que era real aunque pareciera de novela. Un mayordomo, una familia de banqueros, un pusilánime, el amigo del amigo que pasaba por allí, un suicidado que se ahorca después de envenenarse, unos cadáveres bañados y limpiados por decoro o por descaro, una brigada policial que NS/NC, …. Ustedes, como nosotros, creemos que sabemos. Pero este asesinato conocido, reconocido, retorcido, y recocido necesitaba la mirada amplia de un novelista, capaz de crear una ficción para hacernos comprensible, la realidad manipulada.

En este asesinato no había sexo, no había lucha por el poder, entonces ¿qué nos queda?. El tercer motivo para matar, el de siempre: el dinero. Y Mariano Sánchez Soler, con la mirada del hombre sabio y perspicaz nos lo explica. Déjense de memorias de la hija (¡ a estas alturas ¡). Procuren desembarazarse de la contaminación sensacionalista. La verdad en este caso está en la ficción, en la mejor ficción, en las páginas, cortas y sabrosas, de El asesinato de los Marqueses de Urbina, el último Premio L´H Confidencial, que ha escrito Mariano Sánchez Soler, y editado Roca.

Sánchez Soler recrea en una novela el asesinato de los marqueses de Urquijo

EFE – 15/03/2013

Jose Oliva

Barcelona, 15 mar (EFE).- El periodista y escritor Mariano Sánchez Soler, autor del ensayo “Los Franco S.A.”, recrea ahora el asesinato de los marqueses de Urquijo en su novela “El asesinato de los marqueses de Urbina”, ganadora de la última edición del premio de novela negra L’H Confidencial.

En una entrevista concedida a Efe, Mariano Sánchez Soler ha explicado que este libro nace de sus investigaciones sobre el famoso caso Urquijo en los años 80 en sus inicios como periodista.

La novedad que aporta “El asesinato de los marqueses de Urbina” (Roca Editorial) es que relata, explica, “la verdad desde la óptica financiera, una vía que la policía no investigó” y el resultado es “una novela negra reconstruyendo el crimen, respondiendo con la ficción a las grandes dudas que tenía el caso real”.

La tesis que sostiene Sánchez Soler es que Rafi Escobedo, el yerno de los marqueses y único detenido y condenado por el caso, “no actuó solo y que hay un fin económico detrás del crimen, como se demostró luego -afirma- con las fusiones bancarias”.

El marqués asesinado era propietario del Banco Urquijo, cuyas acciones, por aquel entonces, caían en picado.

Escobedo fue condenado a 53 años de prisión en julio de 1983, una sentencia confirmada por el Tribunal Supremo dos años después, pese a que mantuvo siempre su inocencia y apareció muerto en la prisión, supuestamente por suicidio.

El autor ha recogido ahora los hechos probados del sumario y a partir de ahí, ha “ficcionado la trama, con los nombres cambiados por imperativo legal”, y aprovecha, además, “para contar cómo estaba la España de aquellos años”.

Para Mariano Sánchez, “el gran problema del caso Urquijo es el móvil: nadie se cree que Escobedo asesinara a los marqueses por venganza, y sin embargo hay otras teorías que jamás fueron investigadas y que podrían dar al tema otra explicación más plausible”, considera.

Sánchez Soler pone en tela de juicio incluso el supuesto suicidio de Escobedo, pues para él “resulta raro que apareciera ahorcado y con cianuro en los pulmones, y que estuviera colgado de una manera poco natural, como si fuera un montaje, algo que no es que lo diga yo -subraya-, sino que lo escribieron los forenses”.

El escritor y periodista alicantino recuerda las palabras de Balzac de que “detrás de cada fortuna hay un crimen”.

Advierte, sin embargo, que “El asesinato de los marqueses de Urbina” es “una novela en la que la ficción se pone al servicio de la realidad para desvelar la oscura maquinación, jamás investigada por la policía”.

Antes de la novela, el propio ganador del L’H Confidencial había publicado en 1989 el ensayo “Los crímenes en la democracia”, en el que una tercera parte del libro estaba dedicado al caso Urquijo, y posteriormente publicó “Todos los documentos del caso Urquijo” para la revista Tiempo.

Se decidió a novelar el caso porque lo que no podía demostrar con el periodismo, la ficción le permitía “ir más allá” y contar la historia como él cree “que pudo ocurrir”.

Escribir la novela ha sido además una forma de exorcizar su experiencia personal con un caso que vivió profesionalmente muy de cerca, si bien no es la primera vez que ha transformado un caso real en una novela, como ya pasó con “Para matar”, inspirado en el asesinato de Yolanda González en los primeros años de la transición.

Casos como el de los Urquijo o de Yolanda González trascienden de su propio ámbito, resume Sánchez Soler, y “sirven para explicar un país”. EFE.

El huevo de Oro. El que tiene mucho, desea más.

Saludos negrocriminales y buena lectura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s