palabras de un Cómplice

carpeta

De: Enrique Tárraga

Enviado el: martes, 18 de diciembre de 2012 19:20

Para: Negra y Criminal

Asunto: RE: Nota negra y criminal

Amigos de Negra y Criminal,  queridos Paco y Montse,

esta mañana me sorprendió en el trabajo el envío vuestro con el regalo de Navidad.

No lo esperaba y la sorpresa fue mayúscula. En el trabajo -y la repartidora de zona de MRW- ya me preguntan por esos envíos periódicos de la “negra y criminal”, y yo les contesto ufano que es un pequeño privilegio y un honor que me dispenso a mí mismo, el sentirme participe real de una aventura cultural aun a cientos de kilómetros. La venganza mínima frente a la crisis. Los envíos desde la Barceloneta se convierten así en uno de los pocos bálsamos míos, y junto con el café en mi bar de todas las esquinas, se convierten en los escasos momentos de olvido, lectura y charla con los parroquianos, humo furtivo e ilegal y carajillo, comentando la lozanía de la camarera tras la barra o el último gol del estadio, mientras en la pantalla plana del televisor treinta pulgadas, sobre nuestras cabezas apesadumbradas y abochornadas, se escupen las noticias obscenas de corrupciones varías, incluso regias, primas de riesgo incomprensibles, suicidas, recortes galopantes y cumbres internacionales lejanas y pornográficas.

Son vuestros libros mi compañía casi todos los días. Y me acompañan igual que mis humildes pipas, esas fieles compañeras –el rosto del gran Simenon asido a las suyas es imagen magnifica-, y las volutas del humo prohibido, que en mi bar de todas las esquinas es furtivo e ilegal pero resistente, camino del anacronismo y la estulticia. Unos y otras ayudan el día a día, y hacen pasable jornadas y estaciones. Esas en las que compartimos muchos desgana acodados en la barra, sueños quebrados e imposibles, y miradas furtivas sobre escotes deseados y pensamientos turbios, como la vida ahora nuestra, turbia, ajena e imposible, en un baño de realidad difícil de aguantar, cuando todo ha menguado y es difícil de aprehender, trabajo, ahorros, ilusión, esperanza.

Muchísimas gracias por el detalle. Y por dejarnos participar el algo tan hermoso como ser cómplices de vuestra aventura, que ya es nuestra siquiera sea mínimamente. Ojalá algún día pueda visitaros y compartir unos mejillones, un sábado cualquiera, y daros personalmente mi más sincera enhorabuena.

Saludos desde el viejo mar, que es también el vuestro.

Enrique.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s